jueves, 30 de septiembre de 2010

TETRIS

¿Habéis jugado al Tetris? Sí, seguro que sí, ¿quién no se ha empleado alguna vez en la laboriosa tarea de… colocar esas endemoniadas piececitas? A mí personalmente ¡me encanta el Tetris! Y el caso es que es un juego de lo más simple: colocar sin dejar huecos todas esas piezas que llegan al azar.
Al principio es fácil, en todo ese espacio vacío, cada figurita encuentra su sitio tenga la forma que tenga. Luego la cosa se complica, el borde de arriba de la pantalla se va acercando, las piezas cada vez caen más rápido y cada vez es más difícil encajarlas unas con otras.
Inevitablemente, te vas fijando en esos huecos que se quedan abajo, cada vez más abajo y te das cuenta de que algunos, esos de las primeras líneas, ya no los podrás rellenar. No me gustan nada esos huecos, esos que sabes que demasiado bien te tendrían que ir las cosas para poder llenar.
A veces vas colocando todas las piezas de modo que te dejas un gran hueco alargado, ese hueco está preparado específicamente para una pieza. Dejar ese hueco es todo un riesgo puede que la pieza no llegue nunca y entonces tendrás que rellenarlo con cualquier otra, de cualquier forma y, sin remedio, irás dejando más y más hueco vacío… pero otras veces, cuando menos te lo esperas, aparece esa pieza, la alargada, y... ¡¡pum!! Te quitas cuatro líneas de golpe.
Me gusta colocar las piezas del Tetris, me gusta colocarlas bien y me pongo nerviosa cuando veo que aquello no encaja de ninguna manera y lo quito antes de que en la pantalla ponga el horrible “Game Over”, odio el game over…
Es un juego de lo más curioso porque en realidad no tiene final alguno, es sólo colocar fichas. No avanzas de pantalla, ni tienes que salvar a la Princesa (tanto he jugado al Mario Bross que para mí todos los juegos del mundo acaban si consigues salvar a una princesa ;)… En el Tetris lo peor que puede pasar es que no seas capaz de encajar más piezas y entonces cae un telón, le das a empezar y vuelves a una pantalla vacía como si nada hubiera pasado.


Cada vida se parece un poco a un Tetris gigante con cada uno de nosotros como un gran “colocador” de esas piezas que llegan sin que tú puedas decidir cual quieres y cuando la quieres…
Puedes ordenarlo todo de tal manera que dejes un espacio especial, el hueco alargado, para una pieza-oportunidad que esperas que llegue… puede llegar o puede que no. No hay que olvidar que la suerte juega un papel determinante en el reparto de piezas y que a ti sólo te queda colocarlas lo mejor que puedas.
A medida que la vida avanza cada vez hay más huecos vacíos. Huecos de esos que han ido dejando piezas que ya no encajaban en tu Tetris por más que lo intentaras: gente que se ha ido quedando atrás, propósitos que han quedado en el apartado de “pendientes”, metas que no alcanzaste, pequeños fracasos de piezas que pensaste que encajarían pero no encajaron…
¡cuántos huecos! ¡cada vez más huecos! ¡cada vez las fichas caen más deprisa! ¡cada vez es más difícil colocarlas todas!

La verdad es que siempre se me dio mejor colocar piezas en el Tetris-juego que colocarlas en el Tetris-vida…


"Veo partes de mi vida como piezas de un gran Tetris que nunca encaja muy bien, sólo se entiende al revés"
(La mirada de la gente que conspira, Love of Lesbian)

martes, 28 de septiembre de 2010

EN SÓLO UN SEGUNDO


"En sólo un segundo he comprendido
lo que importa y lo que no"


(Amaral)

miércoles, 15 de septiembre de 2010

HORÓSCOPO

No creo en los horóscopos, no creo que los que nacieron de tal a tal fecha vayan a tener la misma suerte o personalidades parecidas. En realidad no es algo en lo que se pueda creer o no creer, es que es mentira y punto. Quiero decir se puede creer o no creer en los OVNIS... pero ¿en los horóscopos? ¡por favor!
Los carácteres no los marcan los horóscopos, otras muchas cosas sí... pero no los horóscopos.
El libreto de uno de mis discos de Alejandro Sanz empieza diciendo:
Mi madre dice que en el tercer mundo no existen los horóscopos, supongo que lleva toda la razón, no me imagino como puede afectarle a una persona capricornio nacida en Sierra Leona una de esas recomendaciones astronómicas que se escuchan por ahí: "capricornio es el momento de pedir esa subida de sueldo que tenías en mente" (...)



Aún así... creo que... hoy...
"el horóscopo ha dicho que hoy no es el día, las cosas no saldrán nunca como deberían"

domingo, 12 de septiembre de 2010

IGUAL QUE ENTONCES

La primera vez que pisé Galileo fue en un concierto de Rafa Pons y la segunda en uno de Lucas Masciano, recuerdo esos dos conciertos como si hubieran sido ayer. Recuerdo mirar el reloj impaciente a las 21:30 (con la experiencia aprendería que lo de las 21:30 nunca fue cierto ;) , recuerdo la primera canción que cantó Rafa y a Lucas con sus zapatillas rojas cantando con David Otero. Entonces no compré la entrada por anticipado ni reservé mesa pero, la verdad, los que éramos cogíamos allí de sobra.

Esta semana, más de tres años después, sacaba las entradas para el concierto de Rafa en Búho por Internet (...y ¡menos mal! porque hubo quien se tuvo que dar la vuelta porque ya no cogía en la sala :) y en cuanto publicaron el concierto de Lucas en la web de Clamores llamé para reservar y no quedarnos sin sitio...

Va pasando el tiempo y algunas cosas van cambiando (¡cada vez somos más!) pero otras, otras siguen exactamente igual que entonces: Lucas y Rafa increibles en directo y yo disfrutando de sus canciones (de las antiguas y de las nuevas) igual, exactamente igual, que entonces.





Rafa y Lucas (Búho Real -9 de Septiembre de 2010)

martes, 7 de septiembre de 2010

LA PRUEBA DE FUEGO

El primer concierto al que vas de alguien, de quien sea (más o menos famoso, con más o menos tablas en el escenario), siempre es una prueba de fuego. Es un “” o un “no” que se graba al lado de su nombre en tu cabeza y que es muy difícil de cambiar. Es un o un no volvería a un concierto suyo, es un o un no lo recomendaría, es un o un no me compraría sus discos, es un o un no merece la pena escucharlo…
Es verdad que alguien puede cambiar y mejorar (o empeorar, que hay de todo...) en directo a medida que avanza el tiempo, que gana en experiencia… pero esa impresión que uno se lleva de la primera vez que lo ve en directo se queda guardada y es muy difícil de borrar después…
Claro que es algo muy subjetivo, lo que a alguien le puede parecer genial a otro le puede parecer un rollo, pero mejor así ¡viva la variedad! Y para gustos los colores. Yo, por ejemplo, probablemente no volvería a un concierto de La Cabra Mecánica (ahora ya Lichis) y seguramente muchísima gente no esté de acuerdo conmigo pero la primera vez (y la última) que ví un concierto suyo fue (para mí) bastante malo.

Este viernes pasado fui por primera vez a un concierto de Gato Charro y un gran se quedó pegado a su nombre desde la primera canción. Un concierto fantástico y Gato Charro, desde ya, una nueva incorporación a mi larga lista de "músicos de guardia". Esta vez el fichaje se lo debo a mi amiga Cris :D que fue la que me lo recomendó y la que me avisó para el concierto… bueno avisar, fue más bien algo parecido a esto “el viernes tienes que venir a Pinto y no puedes decir que no” ;D

Y ahora ya sólo me queda recomendarlo a mí también porque ha pasado la prueba de fuego del primer concierto y porque creo que merece la pena escucharlo :D


Cambiando de músicos pero no de tema... la vuelta al cole trae más conciertos :D
RAFA PONS – BÚHO REAL – 9 DE SEPTIEMBRE
LUCAS MASCIANO – CLAMORES – 11 DE SEPTIEMBRE
PEREZA – PABELLÓN DEPORTIVO DE AZUQUECA – 18 DE SEPTIEMBRE

:D

miércoles, 1 de septiembre de 2010

TODA LA VERDAD


"Sólo hay mentiras y con ello lo que quieres es decir toda la verdad"
(Iván Ferreiro)